Las increíbles propiedades medicinales del ajo. La Botica de Verena
Las increíbles propiedades medicinales del ajo

En el post de esta semana te hablo de un alimento que tiene unas  propiedades medicinales increíbles: el ajo

Actualmente se conoce que el ajo contiene más de 2.000 sustancias activas que son buenas para nuestro organismo. De los beneficios que tiene, en los que más coinciden los estudios científicos son sus propiedades para mejorar las enfermedades del corazón y circulatorias.

Si a lo largo del post ves una palabra que no sabes lo que significa, es probable que esté en color rojo, puedes hacer clic en ella para conocer su significado.


Espero que esta información sea de tu ayuda. No te olvides de compartirlo en tus redes sociales para que más personas se beneficien de sus propiedades.

Historia del ajo desde la antigüedad

Tabla de contenidos


No se sabe con exactitud cuando fue descubierto el ajo por el hombre. El botánico Alphonse Louis Pierre Pyrame de Candolle en su libro “Origen de las Plantas Cultivadas” ya cuenta que tribus nómadas llevaron el ajo desde Asia Menor hasta Egipto y de ahí habría llegado a Mesopotamia, luego India, Europa y América.

El ajo ya era consumido en Egipto por los esclavos que trabajaban en la construcción de las pirámides, por sus propiedades fortificantes y revigorizantes, junto con la cebolla.

En el Papiro Ebers       Papiro egipcio   que es uno de los más antiguos tratados médicos conocidos, fue redactado en el antiguo Egipto, cerca del año 1500 antes de nuestra era. En él ya figura que utilizaban el ajo como tónico cardiaco y hay varias recetas a base de ajo para diversos problemas de salud.

La Biblia también relata que los hebreos tomaban el ajo como alimento durante su residencia temporal en Epipto.

En Grecia y la Roma antigua, era consumido por soldados, navegantes y campesinos. Los grandes médicos de la historia, Hipócrates, Galeno, Celso, Plinio el viejo, y Dioscórides ya describían el ajo como una cura para muchísimas patologías.

Parte utilizada

Bulbos.

Acción farmacológica

 Uso interno

Hipolipemiante 

→ Hipocolesterolemiante e hipotrigliceridemiante (capacidad para bajar los triglicéridos en sangre) y antiateromatoso (reduce las placas de ateroma).

Hay estudios que demuestran que el ajo es capaz de disminuir los niveles de colesterol sanguíneo total en sangre, fundamentalmente el de las lipoproteínas de baja densidad (LDL), también conocido como "colesterol malo".

Vasodilatador periférico.

Hipotensor suave 

Antiagregante plaquetario

Este efecto se le atribuye a los ajoenos.

Numerosos estudios in vitro, han mostrado con claridad que el ajo posee una fuerte actividad antiplaquetaria.

Hay muchos compuestos sulfurados existentes en el ajo con propiedades iguales a los antiagregantes plaquetarios como la adenosina, el dialil trisulfuro allicin, allil 1,5-hexadieniltrisulfuro...

El profesor Erick Block descubrió un compuesto sulfurado en 1984, se le considera el agente antiplaquetario más potente derivado del ajo, y le puso el nombre de “ajoeno”.

Diurético uricosúrico

Hipoglucemiante

Expectorante y fluidificante de las secreciones bronquiales

Acción debida al aceite esencial.

Diaforético

Antioxidante

Esta acción es debida a la aliína. El extracto envejecido de ajo y sus componentes han demostrado ser eficaces para captar los radicales libres, inhiben la peroxidación lipídica y potencian las defensas antioxidantes a través de un aumento de las concentraciones celulares de superóxido dismutasa (SOD), catalasa y glutation peroxidasa.

→ Cardioprotector

Antiinflamatorio

Diversos componentes del ajo actúan como moduladores del proceso inflamatorio al inhibir varios de los enzimas implicados (COX-2, iNOS, etc) y actuan sobre la proliferación, migración y liberación de citoquinas de linfocitos.

Vermífugo

Antiséptico, bacteriostático y bactericida

Bacilos alfa y beta hemolíticos, brucella, Escherichia coli, Klebsiella pneumoniae, Mycobacterium, Proteus, Salmonella, Staphylococcus aureus y Vibrion entre otros), antiparasitario activo frente a amebas, antihelmíntico (áscaris lumbricoides, tenias y otros vermis),

Antiviral y fungicida

Frente a Candida albicans, Epidermophyton flocosum, Microsporum, Trichophyton) , gracias al aceite esencial, por su contenido en alicina, ajoenos y trisulfuro de dialilo.

Antitumoral

Se ha comprobado que el ajo previene el desarrollo del cáncer de estómago

 Uso externo

Rubefaciente y vesicante

Se debe tener precaución ya que el ajo puede causar quemaduras graves y salpullido cuando se aplica sobre piel sensible.

Antiséptico y desinfectante

Antifúngico

Varios estudios de laboratorio e informes históricos describen la aplicación de ajo sobre la piel para tratar la micosis, incluidas las infecciones de levadura.

Indicaciones

Uso interno

Prevención y tratamiento de la aterosclerosis.

Hiperlipidemias:

Hipercolesterolemias e hipertrigliceridemias.

Hipertensión arterial

Prevención de tromboembolismos

Retinopatías

Arritmias ventriculares y supraventriculares

Parásitos intestinales:

Ascaridiasis, enterobiasis, giardiasis, lambliasis.

→ Infecciones intestinales:

Disenterías amebiana y bacteriana.

Coadyuvante en el tratamiento de la diabetes

Afecciones respiratorias:

Gripe, faringitis, traqueítis, sinusitis, bronquitis, enfisema y asma.

Afecciones genitourinarias:

Cistitis, ureteritis, uretritis, pielonefritis, urolitiasis.

Reumatismos, hiperuricemias

Preventivo del cáncer de estómago, esófago y colón.

Buena sinergia con fármacos antitumorales

Un componente natural del ajo (el ajoene), se vio en un estudio en el laboratorio, que mejoraba el efecto de dos medicamentos (citarabina y fludarabina), estos fármacos son utilizados para la leucemia.

Uso externo

Enfermedades de la piel:

Pie de atleta, heridas, etc.

Picaduras de insectos

Verrugas, callos y durezas

Dolor de oídos, otitis

No se recomienda el uso del aceite de ajo para tratar infecciones del oído interno, especialmente en niños, ya que esto puede causar una fuerte irritación.

Artritis y artralgias, neuralgias (ciática)

Candidiasis vaginalis o bucales y parodontopatías (enfermedades relacionadas con las encías).

Contraindicaciones


Hipersensibilidad al ajo, a alguno de sus componentes o a otras aliáceas (jacinto, tulipán, cebolla, puerro y cebollines).

Lactancia

El ajo no debe usarse durante la lactancia debido a que los sulfóxidos como la aliina, pueden pasar a la leche materna dándole un sabor desagradable.

Embarazo

Basado en el consumo histórico, el ajo es probablemente seguro durante el embarazo en cantidades generalmente consumidas en los alimentos.

Es mejor evitar durante el embarazo los aceites esenciales de ajo o el consumo de grandes cantidades de ajo debido al posible incremento del riesgo de hemorragias.

Existen varios estudios en animales que indican que el ajo puede causar contracciones en el útero.

Patologías digestivas:

Gastritis, úlcera, etc. debido a la acción irritante del ajo.

Trombocitopenia, hemofília

⇒ No se recomienda en casos de inflamación aguda, deshidratación, hipoglucemia, insomnio ni en transplantados.

Precauciones


Alteraciones tiroideas

Hay algunos autores que afirman que el consumo continuado de ajo puede interferir con la capacidad de la glándula tiroides de utilizar el yodo o generar dificultad en la captación de yodo por parte del tiroides y como consecuencia producir bajos niveles de hormona tiroidea (hipotiroidismo).

Trastornos de la coagulación

El ajo debe utilizarse con precaución en caso de trastornos de la coagulación debido a que puede favorecer la aparición de hemorragias.

Hemorragias:

Hemoptisis, hematemesis, hematuria (sangre en la orina), debido a la acción anticoagulante del ajo.

Hay que tener en cuenta en el caso en el caso de someterse a una intervención quirúrgica de informar al médico si se están tomando suplementos de ajo, ya que se aconseja no tomarlo por lo menos 2 semanas antes y una semana después de la cirugía.

Los compuestos que lleva el ajo pueden interferir con la coagulación normal, prolongando el tiempo de sangrado.

Es mejor no utilizar el ajo con otras plantas que también pueden alterar la coagulación de la sangre, como el boldo, aceite de semilla de la borraja, bromelaina, apio, clavo, sauce, jengibre, ginkgo biloba, cúrcuma, anís, arándano, EPA (ácido eicosapentaenóico que se encuentra en los aceites de los peces de aguas profundas), onagra, ginseng, té verde, castaño de indias, aceite de linaza, tanaceto, uña de gato, ulmaria, papaína, perejil, etc...

Hay que tener cuidado al utilizar el ajo o emplastos de éste directamente sobre la piel durante largos periodos de tiempo, especialmente en niños pequeños, ya que esto puede causar inflamación y quemaduras serias en la piel.

⇒ Personas diabéticas

Hay que tener cuidado si se está tomando medicación para la diabetes, si es así, no tomar preparados a base de ajo como complemento alimenticio, ya que podría haber una bajada de azúcar.

⇒ Otras

Las preparaciones de ajo picado en aceite, no hay que dejarlas muchas horas a temperatura ambiente, ya que puede ser medio de cultivo para algunas bacterias peligrosas, como el clostridio botulínico, por ejemplo, el cual produce la intoxicación conocida como botulismo.

El contenido de sulfuros puede producir algunos trastornos de digestión en pacientes sensibles.

Si se toman complementos a base ajo por largos periodos de tiempo puede producirse leucocitosis.

Interacciones con medicamentos


⇒ Heparina, antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes orales (Adiro®, Sintrom®, Plavix®).

El ajo puede potenciar los efectos de estos medicamentos favoreciendo la aparición de hemorragias debido a la actividad de la alicina, los trisulfatos y la adenosina.

Antidiabéticos orales e insulina

Los complementos a base de ajo puede potenciar el efecto de los antidiabéticos orales y de la insulina y llegar a producir hipoglucemia; por lo que se recomienda reajustar las dosis de los mismos.

Antiinflamatorios no esteroides

Como puede ser el ibuprofeno, naproxeno, diclofenaco.

El ajo puede potenciar los efectos de estos medicamentos favoreciendo la aparición de hemorragias.

Antihipertensivos

Puede potenciar su efecto.

Hipocolesterolemiantes (medicamentos para bajar el colesterol).

Pueden incrementarse los efectos de los medicamentos que reducen el nivel de colesterol en la sangre como lovastatina, atorvastatina, u otras "estatinas"

Antivíricos

Los niveles del medicamento saquinavir, usada en el tratamiento del VIH, pueden reducirse si se consume ajo y por consiguiente reducir su efectividad. También se pueden afectar otros fármacos antivirales como ritonavir.

Fármacos para el tiroides

Si se está tomando medicamentos para la tiroides podría ser necesario un ajuste de éstos fármacos. 

⇒ Otras

El ajo puede alterar los niveles de algunos medicamentos antitumorales.


Efectos secundarios

No se han descrito a las dosis terapéuticas recomendadas. A altas dosis, en tratamientos crónicos o en individuos especialmente sensibles se pueden presentar diversas reacciones adversas:

⇒ Digestivas:

Naúseas, vómitos, diarrea, sensación de plenitud gástrica, acidez, flatulencias, irritación gastrointestinal. Estas alteraciones son debidas a la presencia del aceite esencial y a cristales de oxalato cálcico.

⇒ Respiratorias:

Raramente se puede producir asma por ingestión o inhalación de ajo. Algunas de estas reacciones pueden ser graves, incluidas la inflamación de la garganta y dificultad para respirar (anafilaxia). Se ha sugerido que algunos casos de asma por inhalación de ajo pueden deberse a los ácaros presentes en el mismo.

⇒ Hematológicas:

Raramente se puede producir disminución del hematocrito, de la viscodidad sanguínea o hemorragias.

⇒ Neurológicas:

Muy raramente aparecen cefaleas, vértigo.

⇒ Osteomusculares

Muy raramente pueden aparecer mialgias.

⇒ Oculares

Es común la aparición de lagrimeo si se pone en contacto el producto con la mucosa ocular.

⇒ Otorrinolaringológicas

Los compuestos azufrados se eliminan casi inmediatamente por vía pulmonar por lo que es muy frecuente la aparición de halitosis.

⇒ Dermatológicas

Hay que tener cuidado a la hora de utilizar el ajo en contacto con la piel, ya que tiene acción rubefaciente y vesicante.

 

¿Cómo se puede tomar el ajo?


La FDA no ha aprobado el ajo, ni los productos derivados del mismo, como reductor del colesterol.

Sin embargo, el gobierno alemán sí. La Comisión E de la Agencia Federal Alemana de Salud equivalente a la FDA norteamericana, ha incluido en su monografía que una dosis de 4 g diarios de ajo crudo, o bien 8 mg de aceite esencial de ajo, son efectivos para controlar el colesterol y prevenir otros factores de riesgo cardiovascular.

El peso medio de un diente de ajo es de tres a cuatro gramos, según las recomendaciones del organismo alemán, un poco menos de un diente y medio de ajo al día sería la cantidad diaria recomendada.

También se puede tomar en forma de cápsulas o perlas. La dosis diaria dependerá del fabricante.

Hay presentaciones que tienen en su composición Espino blanco y Olivo, utilizadas para bajar la tensión, arritmias y bajar el colesterol.

 



Bibliografía: Vademecum de prescipción.Masson / Vademecum fitoterapia Soria Natural /Las 100 plantas medicinales escogidas. Alfredo Ara Roldan

TE INVITO A SUSCRIBIRTE AL BLOG Y QUE RECIBAS ESTE EBOOK DE REGALO

LAS 4 PLANTAS Y LOS 3 COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS QUE NO PUEDEN FALTAR EN EL BOTIQUÍN DE TU CASA

Descárgate tu ebook gratis

* indicates required
Consentimiento

Es necesario que aceptes la POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Responsable: La Botica de Verena, siendo la Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales. La Legitimación; es gracias a tu consentimiento. Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mis plataformas de email marketing Mailchimp. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en verena@laboticadeverena.com. Para más información consulte nuestra Política de privacidad

Botiquín natural
Verena

¡Hola!, soy Verena Valero. He creado este blog para ayudarte a mantener y mejorar la salud con las plantas medicinales y los complementos alimenticios. Y sobre todo darte información detallada sobre los efectos secundarios e interacciones con los medicamentos.

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply: